Historia de la Cámara Fotográfica

Tal vez porque hemos acostumbrado a tener un fácil acceso a la tecnología, a menudo no ven la importancia real de las cosas.

¿Te imaginas cómo sería la vida sin la fotografía?

Imagen

Ya sea para grabar un momento muy especial o simplemente para poner en Facebook, allí están las cámaras: pequeñas, grandes, profesionales, analógicas, digitales, de accesorio, descartables…

La idea detrás de estas máquinas, es decir, el concepto de la fotografía apareció alrededor del año 350 a.C., cuando el filósofo griego Aristóteles creó un método para observar eclipses solares sin alterar la visión: el cuarto oscuro. Aristóteles hizo un pequeño agujero en la cámara, donde la luz pasaba y formaba la imagen en su interior. Ese método fue importante por el hecho de haber sido posible el conocimiento de los principios ópticos. La cámara oscura fue la primera máquina fotográfica de la historia, si así puede decirse. Con su perfeccionamiento, como la creación de lentes, por ejemplo, se obtuvieron imágenes más nítidas, surgiendo otra necesidad: la fijación de las imágenes.

Thomas Wedgwood dio un paso importante en esta dirección, habiendo usado, en el inicio del siglo XIX, la sustancia química de nitrato de plata para fijar imágenes de la cámara oscura. Sin embargo, este proceso no era permanente, apenas duraría unas horas.

Otros nombres importantes en la historia de la fotografía fueron Louis Jacques Mandé Daguerre, que comenzó a utilizar el vapor de mercurio y tiosulfato de sodio en la fijación de las imágenes, lo que redujo el tiempo de revelación para apenas algunos minutos, además del inglés Willian Henry Fox-Talbot, creador de un eficiente mecanismo de fijación, el cual producía famosos negativos.

Hablando específicamente de las cámaras fotográficas, podemos decir que tales dispositivos surgieron en el final del siglo XIX, por medio de George Eastman, fundador de Kodak Company. Eastman tuvo la idea de crear una larga capa de nitrato de celulosa que, a cada foto, era enrollada en una especie de carrete. Por un precio de 25 dólares, las cámaras de Eastman quedarán conocidas por su simplicidad: bastaba que el usuario apretase el botón y listo. Tal hecho fue importante para la difusión de las cámaras fotográficas en todo el siglo XX.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s