El cielo y el infierno de Mauricio Vélez

 107895-Mauricio Vélez (3)

“Ladran, Sancho, señal que cabalgamos”. Con esta quijotesca frase bien pudo Mauricio Vélez bordear los caminos difíciles que ha recorrido una de sus más ambiciosas obras, una que esta semana tiene como destino la ciudad de Barranquilla. De ataduras liberó sus retratos y los colgó en cuanto sitio pudo. De tapujos exoneró su lente y exorcizó, pieza a pieza, estas composiciones llenas de un sentido altamente estético.

Mitad Ángeles, Mitad Demonios fue una necesidad emocional de comunicar lo que veía y que no podía callar, aunque muchos fueran en contravía. Con sugestivas y fuertes imágenes como estandarte de su proyecto, Vélez tuvo que enfrentarse a un litigio de casi dos años. Fue él el verdadero protagonista de la polémica fotografía que centraba a Alejandra Azcárate, en la revista SoHo, en la imagen de Jesucristo en La Última Cena.

La justicia falló, finalmente, a favor del fotógrafo, decretando además que los íconos de la religión son potestad de la cultura, y abriendo así una puerta a los demás artistas colombianos. “El tema del litigio me ha parecido una reacción interesante (…) porque quiere decir que lo que se está diciendo ha tenido repercusión. El hecho de que ciertas personas se hubieran manifestado quiere decir que la obra está tocando el alma de la manera como tiene que tocarla”, explica el artista, quien ya está en Barranquilla, perfeccionando los detalles de su exposición, que estará exhibida desde mañana en el marco de BarranquillARTE.

Pero más allá de los símbolos de la religión, de novicias y sacerdotes con influjos viscerales y bajos instintos –personajes de su obra– Mitad Ángeles, Mitad Demonios cuenta una historia que nace con cada uno de nosotros y que halla su génesis desde el mismo momento de la concepción.

La muestra, un recorrido a través de varios de los trabajos del paisa, es una evocación de “ese mitad ángel, mitad demonio que nos habita a todos, al ser humano por denominación, iniciando con una alusión a la inocencia, a la condición inocente con la que llega el ser humano a la tierra en ese proceso de exploración hermoso que vivimos de la naturaleza desde nuestros primeros padres hasta el día de hoy, cuando salimos a la calle”, señala María del Pilar Rodríguez, curadora de la obra de Vélez.

La culpa, la aparición del yerro y los pecados capitales se encuentran inmersos en la narrativa de esta obra, que se presenta por cuarta vez en el país, y que batió récord de visitas en el Palacio de la Inquisición en Cartagena, como quiera que jugaron las palabras del sitio de la exposición y el remate que consagra el latir de la compilación del artista: “La inquisición de los inquisidores”.

La dualidad ángel-demonio, cielo-infierno sustentará la muestra de Mauricio Vélez, quien estará presente en los días de feria de BarranquillARTE, en el salón Palma Real II del Country Club, al pie del único bastión de batalla que conoce: el arte de su obra.

Horarios

Los eventos de BarranquillARTE para el público en general comienzan el próximo viernes, desde las 12 m. hasta las 6 p.m. El sábado, el horario es de 12 m. a 8 p.m., y el domingo de 12 m. a 7 p.m. La entrada cuesta 10 mil pesos; 5 mil para ancianos y estudiantes con carné. Gratis para niños menores de 12 años. Entradas en www.tuboleta.com y en la taquilla de la feria.

Anuncios

Un pensamiento en “El cielo y el infierno de Mauricio Vélez

  1. Pingback: BarranquillARTE´13 llega a su recta final - Vox Populi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s